“Dad el fruto que pide la conversión (…) Yo os bautizo con agua para que os convirtáis. El que viene detrás de mi puede más que yo (…) Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego”.

Mt 3,1